"El triunfo final en el campeonato es un nuevo amanecer donde las palabras enamoran a la pelota"

miércoles, 16 de enero de 2008

Final del Mundial de Inglaterra 1966

Como acabé el año dándole un buen repaso a Inglaterra, voy a empezar el 2008 recordando su mayor éxito futbolístico: su título mundial en 1966.

Fue en Wembley, el 30 de julio de 1966, ante 93.000 personas que abarrotaban el recinto (la mismísima Reina de Inglaterra como cabeza visible de todo un país entre ellas).

Se adelantó Alemania con gol de Haller ('12), pero poco después empató Geoff Hurst ('18), a la postre el auténtico protagonista de la final.
Con empate a uno y la sensación de que los alemanes estaban controlando bien el partido(Beckenbauer le hizo un marcaje al hombre a Bobby Charlton, el ídolo inglés, anulándose los dos)se llegó al descanso.

En la segunda mitad, el miedo se apoderó de los dos equipos, nadie quería perder, pero Alemania parecía más entera y se desempeñaba mejor en este tipo de situaciones.

Sin embargo, sería Inglaterra la que tocaría la Copa con la yema de los dedos. Faltaban apenas 12 minutos para el final cuando Peters envió a las mallas un saque de falta peinado por Hurst.

Pero los casi 100.000 ingleses presentes en el estadio se quedaron de piedra cuando el defensa germano Weber anotó el empate a falta de un minuto para la conclusión y mandó la final a la prórroga.

El resto, es historia: el gol (o no) de Hurst y el remate final con el tiempo cumplido y Alemania volcada del mismo jugador.

Por cierto, el árbitro del encuentro fue el suizo Gottfried Dienst, recordado a partes iguales por alemanes e ingleses (aunque por motivos bien distintos).

No hay comentarios: